Una cuna Ikea es barata y moderna, pero también muy segura

Author: | Posted in Ikea niños No comments

cuna ikea

Cuando llega un bebé a la familia, hay muchas cosas que organizar. Y a la hora de decorar la habitación, una de las decisiones más importantes es elegir la cuna, donde el niño pasará muchas horas durante los primeros meses, y que además se suele situar como centro neurálgico del dormitorio infantil, alrededor del cual se establecen el resto de los muebles.

Pero al mismo tiempo, la cuna es un mueble que tiene su tiempo contado desde el principio, tras un par de años, el niño pasa a la nueva cama y la cuna (a menos que haya un hermanito) cae en desuso. Por eso las cunas de Ikea son una buena solución: porque salen genial de precio y porque son convertibles en una (pequeña) cama. Pero además, son muy seguras para los peques.

¿Quieres verlo?

A veces cometemos el error de pensar que las cosas caras son mejores, y aunque a veces la calidad cuesta, lo cierto es que otras muchas pagamos “la marca”. Las cunas de Ikea son baratas, pero no a costa de la calidad. Son sometidas a las pruebas de seguridad más estrictas, para asegurarse de que resultan resistentes y que no suponen ningún riesgo para la salud del bebé.

Cada cuna que sale a la venta tiene que pasar un total de 28 pruebas, en las que tratan de aplastarla y retorcerla, para comprobar su dureza. También simulan en un test el equivalente a un niño saltando arriba y abajo sobre la cuna unas 7000 veces. Y la sobrecargan con 300 kg.

Por otro lado, en la realización de la cuna (y de cualquier mueble infantil) no se usa ningún material químico tóxico, pues es probable que el bebé en algún momento decida chupar y morder las barras. De la misma manera, los bordes son siempre redondeados para evitar que el bebé se haga daño si tropieza con ellos.

En este vídeo puedes ver el resultado de hacer las cunas con tantas medidas de seguridad: que duran años y años, por lo que las pueden utilizar todos los niños de la familia.

La cuna Ikea que vemos en el vídeo es la Sundvik, disponible tanto en color blanco como marrón, y que cuenta con una base que se puede montar a dos alturas diferentes, arriba cuando es pequeñito, para que sea cómodo cogerlo en brazos, y abajo cuando crece, para que no pueda saltarla. Además, se puede retirar uno de los lados de la cuna cuando el niño comienza a salir y entrar solo, y así se alarga la vida útil de la cuna usándola también como camita infantil. Otra ventaja de esta cuna (y de todas las de Ikea) es que ofrecen una nueva base que permite que circule el aire, lo que facilita un entorno de descanso agradable para tu hijo toda la noche. El precio es de 99’99 euros.

Aunque ya vimos en su momento la amplia oferta de cunas Ikea. Mi favorita, sin duda, es la Stuva, con dos cajones en la parte inferior, que nos permiten aprovechar al máximo el espacio. Además su diseño sencillo y natural la hacen ideal para todo tipo de estancias. Su precio es de 191 euros (189 si los cajones son blancos).

cunas de ikea

¿Qué opiniones tienes tú sobre la cuna Ikea?

Add Your Comment

Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal